#MiércolesIndie: conoce Rogue State - probablemente el único 'Sim político' que conozcas

No nos entiendas mal, ha habido otros juegos de estrategia política por ahí, pero este se lleva la experiencia a un nivel completamente nuevo. A pesar de su estilo de cómic, está hecho de una manera más realista de lo que podríamos esperar. Una vez que lo jugamos, nos preguntamos por qué nadie ha utilizado este enfoque. Pues bien, ahora parece obvio, pero a veces lo más obvio es lo más difícil de encontrar, ¿verdad?


#RogueState es uno de los #indiegames que apreciarás por ser diferente. ¡Y por eso #KinguinLovesIndies!

A primera vista Rogue State es ... un juego de aventura de point-and-click. Se parece un poco al Broken Sword original: se trata de dibujos animados, coloridos, a veces sorprendentemente divertidos, y el juego parece ser todo sobre point-and-click. Sin embargo, hay mucho más que descubrir bajo la superficie.

El objetivo del juego no es encontrar objetos y usarlos con otros objetos. Es conocer gente, escuchar sus consejos, negociar, y en efecto desarrollar el país y proporcionar la seguridad y el bienestar de los habitantes. El problema es que no se puede satisfacer a todos. Hagas lo que hagas, siempre hay un grupo que se opondrá a tu elección. ¿Vas a intentar a buscar el punto medio o introducirás tu ideología a la fuerza?

Rogue State es una combinación única de estrategia y de rol, y se presenta como uno de los clásicos juegos de aventura de LucasArts que todos solíamos amar. Pero esa no es la única razón por la que se destaca en la multitud.

 

 

#RogueState es un juego que casi nos ha hecho pensar que los políticos son seres humanos. #IndieWednesdays

Lo mejor de Rogue State es que se juega desde la perspectiva de un ser humano real. No hay vista de pájaro. Hay oficinas para visitar, mapas para analizar, documentos para leer y firmar.

Este enfoque hace que el jugador se sienta como un verdadero político, en lugar de un dios que vigila la tierra desde arriba y se puede comunicar mágicamente con cada soldado señalándolo con el dedo. Es algo que no se ve muy a menudo en los juegos de estrategia, incluso en los que se hacen llamar "realistas".

Lo más realista del juego, sin embargo, es que es casi imposible 'acabar' su mecánica de núcleo. Hay reglas, por supuesto, pero no siempre son explícitas. Algunas de las elecciones deben ser tomadas de manera intuitiva, al igual que en la vida real. Es un gran concepto, y, en honor a la verdad, estaremos encantados si el juego fuese aún más inescrutable de lo que ya es.

Hay muchísimas razones para probar Rogue State. Compra tu clave en la tienda de Kinguin y comprueva qué tipo de político realmente eres.


„La mayoría de las noticias de la última década fue una presa fácil para la inspiración." Entrevista con Black Shelll Media

Kinguin: Rogue State es un juego ambicioso y único, ¿pero es sólo un juego? ¿Estáis tratando de hacer algo más usando videojuegos como un medio? ¿Para transmitir un mensaje?

Black Shell Media: Hay un mensaje y ese mensaje es que los países son típicamente productos de sus ciudadanos, en lugar de sus líderes. Puedes pensar que tienes el control cuando asumes el poder, pero al final, es imposible escapar de las demandas y caprichos de los interesados nacionales, agentes de poder y actores externos. Esto seguiría siendo el tema incluso si el juego fuese sobre los Estados Unidos, siendo magnate de negocios o un célebre artista.

También queríamos hacer un juego sobre los tipos de de países sobrelos que no se hace juegos. La Gloriosa República Popular de Basenji no pretende ser un sustituto de cualquier nación real, y no se supone que es análoga a Irak, Irán o Siria. Las notas de diseño originales estaban destinadas a inventar un nuevo país que tomó prestado facetas de Kuwait, Omán, Bahrein y Yemen.

Dicho esto, nuestro objetivo más importante es dar a los fans de simulación un buen tiempo, y eso significa no llevar los temas demasiado lejos o demasiado en serio.

K: ¿Cómo sabéis que las mecánicas del juego son exactoas, y que todo lo que los jugadores harán, en efecto tendrá consecuencias similares en la realidad?

BSM: El juego, sin duda, no es exacto ni realista. Estudié Relaciones Internacionales durante cuatro años y tuve una experiencia laboral exitosa en este campo durante otros cinco años y puedo decir con confianza que una simulación realista no sería ni de lejos tan divertida.

Este es un juego que atrae a un estudiante de la teoría política que puede apreciar las relaciones de correlación como la concesión de visados para los trabajadores extranjeros y el aumento del desempleo, o que el aumento del salario mínimo aumentará la productividad pero llevará a algunos empleadores a irse fuera de su país. No se debe confundir con una verdadera simulación económica o una herramienta de enseñanza.


K: ¿Cuánto han influido vuestros puntos de vista políticos en la mecánica del juego? ¿Hay una manera de obtener mejores resultados como un políticos al elegir una cierta ideología? ¿Y qué ideología apoyáis vosotros?

BSM: Espero que no. He tratado de crear un juego que pueda ser jugado y apreciado por personas con diferentes valores y creencias y he hecho mi mejor esfuerzo para mantener mis propios puntos de vista políticos fuera de él. De hecho, en mi experiencia, los jugadores más exitosos tienen que balancear entre filosofías que compiten, haciendo lo que tienen que hacer con el fin de mantener unido al país. Eso no quiere decir que el juego es imposible de ganar como un reformador liberal compasivo o un aislacionista de línea dura.


K: Hoy en día es muy fácil ofender o enfadar a alguien cuando se habla de ideologías. ¿Lo tuviste en cuenta? ¿Cambiastes todos los elementos del juego con el fin de ser más políticamente correcto?

BSM: Ningún elemento fue cambiado después de haber empezado a trabajar en el juego, pero se inició con algunas reglas básicas para permanecer en el lado correcto del buen tacto.

En primer lugar, no podíamos ignorar el papel de la fe en el arte de gobernar, en particular en el Oriente Medio, por lo que inventamos una religión única integral ficcional basada en los principios genéricos de la virtud y usada como un sustituto de las religiones existentes en la región. Esa fe, al igual que todas las creencias, tiene una mayoría de seguidores que son simplemente geniales, y un pequeño número de seguidores con diferentes interpretaciones que aterrorizan el resto. Como político, puedes aceptar o resistir el papel de la religión entre tu gente, pero no serás capaz de ignorarla fácilmente. Desde luego, no queremos que Rogue State se convierta en una crítica a la fe, sino que refleje que está ahí y es importante..

También tachamos los temas globales contemporáneos que encontramos demasiado perturbadores para un juego agradable - no hay referencias, por ejemplo, a los niños soldados, la esclavitud o la mutilación genital. De lo contrario, la mayor parte de las noticias de la última década fue presa fácil para la inspiración.

***
La semana que viene en Indie Wednesdays: ¡Overture!